9/9/06

"Decálogo del perfecto cuentista", Horacio Quiroga


I
Cree en un maestro -Poe, Maupassant, Kipling, Chejov- como en Dios mismo.
II
Cree que su arte es una cima inaccesible. No sueñes en domarla. Cuando puedas hacerlo, lo conseguirás sin saberlo tú mismo.
III
Resiste cuanto puedas a la imitación, pero imita si el influjo es demasiado fuerte. Más que ninguna otra cosa, el desarrollo de la personalidad es una larga paciencia
IV
Ten fe ciega no en tu capacidad para el triunfo, sino en el ardor con que lo deseas. Ama a tu arte como a tu novia, dándole todo tu corazón.
V
No empieces a escribir sin saber desde la primera palabra adónde vas. En un cuento bien logrado, las tres primeras líneas tienen casi la importancia de las tres últimas.
VI
Si quieres expresar con exactitud esta circunstancia: "Desde el río soplaba el viento frío", no hay en lengua humana más palabras que las apuntadas para expresarla. Una vez dueño de tus palabras, no te preocupes de observar si son entre sí consonantes o asonantes.
VII
No adjetives sin necesidad. Inútiles serán cuantas colas de color adhieras a un sustantivo débil. Si hallas el que es preciso, él solo tendrá un color incomparable. Pero hay que hallarlo.
VIII
Toma a tus personajes de la mano y llévalos firmemente hasta el final, sin ver otra cosa que el camino que les trazaste. No te distraigas viendo tú lo que ellos no pueden o no les importa ver. No abuses del lector. Un cuento es una novela depurada de ripios. Ten esto por una verdad absoluta, aunque no lo sea.
IX
No escribas bajo el imperio de la emoción. Déjala morir, y evócala luego. Si eres capaz entonces de revivirla tal cual fue, has llegado en arte a la mitad del camino
X
No pienses en tus amigos al escribir, ni en la impresión que hará tu historia. Cuenta como si tu relato no tuviera interés más que para el pequeño ambiente de tus personajes, de los que pudiste haber sido uno. No de otro modo se obtiene la vida del cuento.
FIN
¿Creéis que falta algún punto importante en este decálogo?
¿Cuál es, desde vuestro punto de vista, el punto fundamental?
¿Quién es el CUENTISTA para cada uno de vosotros?

17 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Un cuentista es el que se cuenta a sí mismo.

Su tarea: realizar la ficción y ficcionar la realidad.

http;//elsexodelasmoscas.bitacoras.com

01:59  
Blogger El detective amaestrado said...

A mí me parece muy logrado este decálogo, me recuerda a uno que escribió Roberto Bolaño con el mismo objetivo, pero con algo mas de mala leche

02:12  
Blogger Salva Pérez said...

El meu mestre, des que tinc capacitat per a llegir, sempre ha estat E.A. Poe. Encara no he conegut qui el supere.
El decàleg em sembla, sense ser dogma de fe, suficientment correcte com per a deixar la categoria de "contista" a qui realment s'ho mereix.

04:42  
Blogger Francisco Ortiz said...

Como todos los consejos, unos valen y otros no. Admiro a Cortázar por encima de todos los cuentistas.

05:11  
Anonymous M said...

Te pongo el dodecálogo de Andrés Neuman, para completar este embrollo maravilloso de teorizar sobre el cuento:

I-. Contar un cuento es saber guardar un secreto.
II-. Los cuentos suceden siempre "ahora", aun cuando hablen del pasado. No hay tiempo para más, ni falta que hace.
III-. EL excesivo desarrollo de la acción es la anemia del cuento. O, mejor dicho, su muerte por asfixia.
IV. En las primeras líneas un cuento se juega la vida; en las últimas líneas, la resurrección. En cuanto al título, al contrario de lo que muchos piensan, si es demasiado brilante se olvida fácilmente.
V-. Los personajes no se presentan: simplemente actúan.
VI-. La atmósfera puede ser lo más memorable de un relato. La mirada puede ser el personaje principal.
VII-. En narrativa, el lirismo contenido produce magia. El lirismo sin freno, trucos.
VIII-. La voz del narrador tiene tal importancia, que no debe notarse. Resulta más fácil mentir desde la discrección que desde la exhibición o el ingenio.
IX-. Por excepciones que puedan citarse, la frase corta resulta la más natural para un cuento. Corregir: reducir.
X-. El talento es el ritmo. Los problemas más sutiles empiezan en la puntuación.
XI-. En el cuento, un minuto puede ser eterno y la eternidad caber en un minuto.
XII-. Terminar un cuento es saber callar a tiempo.

07:04  
Blogger pies diminutos said...

M.!! Es precioso este decálogo!! No lo conocía y creo que me gusta más que el de Quiroga, muchísimas gracias!!
Ójala el Detective nos hubiera regalado el decálogo de Bolaño, hubiéramos tenido la trilogía!

Salva, Francisco:
Efectivamente Poe y Cortázar son de los mejorcitos. Unos Maestros del Cuento!

07:12  
Blogger Miguel Sanfeliu said...

Pues yo os recomiendo que visitéis el siguiente sitio:

http://www.uam.es/personal_pdi/psicologia/orfelio/Mala_redaccion.pdf

No os arrepentiréis. Se trata del texto "consejos para escribir mal" o, como se dice en el enlace que os proporciono, "Bases para una mala redacción", de Paul W. Merrill. No tiene desperdicio, así que si alguien tiene problemas con el enlace que lo busque en Google.

Saludos.

08:05  
Blogger Miguel Sanfeliu said...

Veo ahora que el enlace aparece cortado. Lo que falta es, en lugar de ese "Ma" final:

Mala_redaccion.pdf

Saludos.

08:08  
Blogger La lentitud said...

No he podido reprimirme y me adelanto a Detective amaestrado.

Bolaño dice:

1) Nunca aborde los cuentos de uno en uno. Si uno aborda los cuentos de uno en uno, honestamente, uno puede estar escribiendo el mismo cuento hasta el día de su muerte.

2) Lo mejor es escribir los cuentos de tres en tres, o de cinco en cinco. Si se ve con energía suficiente, escríbalos de nueve en nueve o de quince en quince.

3) Cuidado: la tentación de escribirlos de dos en dos es tan peligrosa como dedicarse a escribirlos de uno en uno, y además lleva en su interior el juego más bien pegajoso de los espejos amantes: una doble imagen que produce melancolía.

4) Hay que leer a Quiroga, hay que leer a Felisberto Hernández, y hay que leer a Borges. Hay que leer a Rulfo y a Monterroso. Un cuentista que tenga un poco de aprecio por su obra no leerá jamás a Cela ni a Umbral. Sí que leerá a Cortazar y a Bioy Casares, pero en modo alguno a Cela y Umbral.

5) Lo repito una vez más por si no ha quedado claro: a Cela y Umbral, ni en pintura.

6) Un cuentista debe ser valiente. Es triste reconocerlo, pero es así.

7) Los cuentistas suelen jactarse de haber leído a Petrus Borel. De hecho, es notorio que muchos cuentistas intentan imitar a Petrus Borel. Gran error: ¡deberían imitar a Petrus Borel en el vestir! ¡Pero la verdad es que de Petrus Borel apenas saben nada! ¡Ni de Gautier, ni de Nerval!

8) Lleguemos a un acuerdo. Lean a Petrus Borel, vístanse como Petrus Borel, pero lean también a Jules Renard y a Marcel Schwob, sobre todo lean a Marcel Schwob y de éste pasen a Alfonso Reyes y de ahí a Borges.

9) La verdad es que con Edgar Allan Poe todos tendríamos de sobra.

10) Piensen en el punto número 9. Piensen y reflexionen. Aún están a tiempo. Uno debe pensar en el nueve. De ser posible: de rodillas.

11) Libros y autores altamente recomendables: "De lo sublime", el Seudo Longino; los sonetos del desdichado y valiente Philip Sidney, cuya biografía escribió Lord Brooke; "La antología de Spoon River", de Edgar Lee Masters; "Suicidios ejemplares" de Enrique Vila-Matas, y "Mientras ellas duermen", de Javier Marías.

12) Lean estos libros y lean también a Chejov y a Raymond Carver, uno de estos dos es el mejor cuentista que ha dado este siglo.

No sé si el objetivo que persiguen estos consejos es el mismo que los voluntariosos y formales dos ejemplos anteriores lo que está claro es que están dados con muy mala leche (o buena).

09:29  
Blogger Kahlo said...

le paso un meme desde mi blog pies diminutos :)

11:12  
Blogger El detective amaestrado said...

Gracias a La lentitud, yo ya casi no sabía donde estaba...Bolaño cada día escribe mejor, estoy convencido...

12:16  
Blogger pies diminutos said...

Jajaja... fantástico el decálogo de Quiroga, muy divertido! Verdaderamente tiene razón con los autores que escoge para que leamos buenos cuentos.

Algunos de mis cuentistas preferidos son, (ya que escoger a uno sólo sería imposible):

Juan Rulfo
Antonio Pereira
Ignacio Aldecoa
Cristina Peri-Rossi
Eduardo Galeano
Y claro, Cortázar y Quiroga

01:24  
Blogger Paula said...

Uffff, pues yo me acabo de leer las "Bases para una mala redacción", de Paul W. Merrill y me ha parecido buenísimo.

¿Un cuentista? Poe

Un abrazo a todos

02:56  
Blogger pies diminutos said...

Sí, es verdad, no podía parar de reír con lo de Merrill, muy recomendable!!

Muchas gracias, señor Sanfeliu, está al quite de todo!

03:03  
Blogger Breo Tosar said...

Para cuentos, "Cat in the rain" de Ernest Hemingway. El mejor que he leído nunca.

10:34  
Blogger Javier López Clemente said...

Tal vez debería dejar de leer decálogos y escribir un cuento de una vez, contra más consejos leo menos capaz me veo de escribir un cuento.

13:49  
Blogger Lau said...

Engancho por el lado de Quiroga. Jorge Lafforgue defendió a Quiroga décadas atrás, cuando los estudiosos lo consideraban un escritor menor. Ahora me encuentro con que Lafforgue apuesta por un escritor nuevo: Daniel E. San Martín.

El tipo, con una trayectoria de medio siglo, no tiene miedo en decir lo que piensa y levanta a San Martín, que solamente ha publicado un libro (Amoralejas, que pueden ver en www.Amoralejas.com.ar) hasta el momento.

Esto me dejó pensando, porque yo que no tengo ningún prestigio para perder nunca me animé a jugarme por alguien que recién empieza. Está bien, ya sé que no me puedo comparar con Lafforgue, soy una lectora nomás; pero justamente, ¿a qué tenerle miedo? Bueno, por todo esto abrí un blog en http://misescritorespreferidos.blogspot.com con la idea de que la gente me hagan conocer a sus buenos escritores aún no difundidos, para que los compartamos y encontremos a los futuros Quirogas, Cortázares y Borges por nosotros mismos. ¿Les parece demasiado delirante?

Los invito y los espero,

Lau.

14:14  

Publicar un comentario

<< Home


Estadisticas web