16/12/06

Abstracción


Kandinsky o la seducción geométrica


Rothko o cómo conjugar las gamas cromáticas


Pollock o la distancia entre lienzo y pincel

Y a ti, ¿te habla la abstracción? Estos cuadros, ¿te cuentan alguna historia, te trasmiten algún sentimiento, te provocan emoción? O por el contrario, ¿te dejan frío e impasible, te hacen desear la figuración y su conexión directa con el mundo que conocemos?

34 Comments:

Blogger El jugador said...

Rothko, por lo menos a mí, me habla. O mejor dicho, me desnuda emocionalmente. Él decía que su mayor felicidad era ver alguien llorando delante de un cuadro suyo. Sentir sus cuadros en Londres, en la Tate, fue una experiencia muy intensa. No dejaba escapatoria, las cuatro paredes con cuadros suyos te encontraban contigo mismo, y claro... eso a veces no es algo agradable.
Su última serie (enormes lienzos blancos y negros) pintados justo antes de su suicidio, son uno de los mayores impactos emocionales que puede ofrecer una obra de arte.
Para que luego digan, que el arte abstracto no dice nada...

14:54  
Blogger nancicomansi said...

Los tre me parecen interesantes...el primero por NECESARIO,inevitable, un paso ineludible en el mundo de la pintura, el Tercero por el NERVIO transgresor que me transmite,pero VIBRAR, lo que se dice vibrar, el de ROTHKO, sus colores me pellizcan directo al corazón...

16:14  
Blogger nancicomansi said...

Los tre me parecen interesantes...el primero por NECESARIO,inevitable, un paso ineludible en el mundo de la pintura, el Tercero por el NERVIO transgresor que me transmite,pero VIBRAR, lo que se dice vibrar, el de ROTHKO, sus colores me pellizcan directo al corazón...

16:14  
Blogger memento said...

Los dos primeros me encantan, si bien sobre todo me conmueve el de Rothko. Como apunta "el jugador", el encuentro con él en la Modern Tate es impagable. El tercero, por el contrario, no me preguntes por qué, pero me desagrada y produce malestar.

17:22  
Blogger fractal-para-cual said...

¿Sabes que casi estaba esperando un post como este? No sé por que, simplemente intuía que en algún momento u otro aparecería...

La abstracción me habla, transmite ideas y sensaciones; es la conexión con todo lo profundo.

Vi a Rothko en el Guggenheim de Bilbao; fue la contemplación del silencio. Sensaciones puras.
Admiré a Kandinsky, en la Pedrera de Barcelona. Visité la exposición varias veces en un par de semanas. El magnetismo era tan fuerte!! Como tú dices, fue una seducción geométrica. Y musical.
A Pollock lo he visto en varios museos, pero nunca en una muestra exclusiva. Es un pintor muy estudiado cuando se habla de concepto fractal.

Podría quedarme a vivir en tu casa-blog eternamente!
Me gustaría leer tus impresiones sobre alguno de los cuadros.

Salu2

20:36  
Blogger pies diminutos said...

Veo que Rothko es vuestro favorito, sin embargo, a mí me llena más Kandinsky, es un dios para mí.

Las formas geométricas en arte me derriten, de ahí que uno de mis preferidos sea Malevich y que el constructivismo ruso o la Bauhaus me pierdas.

Me atrevo además a emular a Kandinsky con mi propio arte. Y tengo dibujos y collages constructivistas echos por mí decorando mi cuarto. No son nada del otro mundo, pero a mí me encantan...

Y sí, a mí también me habla la abstracción, a veces más que lo figurativo, tan prosaico, esto me incita más a pensar y las sensaciones que me imprime son más puras y libres.

Pollock, Memento, tampoco es de mis preferidos... me agobian sus composiciones, me satura su falta de orden y su horror vacui...

03:27  
Blogger pies diminutos said...

Fe de erratas:

Pierdas------- PierdaN

Echas---------- Hechas

03:28  
Blogger fractal-para-cual said...

Para amantes de Kandinsky, dejo aquí un enlace donde se puede ver un vídeo fijo con 88 obras suyas. Música de Rachmaninov de fondo. Que lo disfruten!

http://elogiodeladesmesura.blogspot.com/


Malevitch es mi pintor preferido.

Un abrazo

04:26  
Blogger pies diminutos said...

Muchísimas gracias, Fractal, ahora mismo voy a disfrutarlo!

04:51  
Anonymous Juan Domingo said...

Para mí Kandinsky representa cierto equilibrio depurado, una belleza suave, 'educada'; Rothko es la pasión (más corazón que cabeza, aplicando la simplificación tópica) y Pollock es el universo obsesivo donde la pintura parece solo una excusa: el gesto final de un delirio. Pero a mí quien más me emociona es Rothko.

05:12  
Blogger El jugador said...

He leído una autobiografía de Pollock, y el hecho de que él mismo reconociera que como no sabía dibujar bien se "inventó" su peculiar estilo, me parece ya algo que le desacredita bastante. Todo lo contrario que Malevich, también uno de mis pintores favoritos, en el cual es un placer ir comprobando su evolución pictórica. Como poco a poco va despojando a sus cuadros de elementos accesorios, hasta quedarse en su suprematismo más radical.

07:04  
Blogger pies diminutos said...

Jugador, has visto, por casualidad, la peli sobre la vida de Pollock, protagonizada por Ed Harris? Está muy bien, la verdad, a mí me gustó, y Harris se sale en el papel del pintor. Allí también se ve que hasta que no fue capaz de inventarse ese estilo de pintar a brochazos y gotas, no se comía una rosca en el circuito artístico. No le resto valor a su invención, fue de por sí algo muy novedoso, de ahí su éxito, pero no me llega como otro arte abstracto...

Y sí, la evolución de Malevich es deliciosa, yo tengo muchos libritos de Taschen, de los que valen 6 o 7 euritos y tratan sobre un autor en concreto, y tengo el de Malevich. Le acabo de dar una ojeada y me gusta más que cuando colgué el post... tendré que dedicarle una entrada un día de estos! Besos, Jugador!

07:13  
Blogger Clarice Baricco said...

Dependiendo de mi estado de ánimo son las provocaciones.
(Me gusta mucho Miró).

Abrazo soleado..

07:19  
Blogger pies diminutos said...

Sí, es verdad que según nuestro estado de ánimo nos entran de un modo un otro las obras abstractas, porque su significado pende de nuestra interpretación, más que de lo que ellas nos dan, y tendemos a ver en ellas lo que nosotros queremos. Besos, Clarice, aquí, en València, también hace un sol fabuloso!

07:21  
Blogger Joaquín said...

Me interesa mucho el arte abstracto, aunque creo que el motivo de que no trascienda a ser popular es que no apela a los sentimientos, sino a la reflexión cerebral.

09:07  
Blogger Balcius said...

No me parece, joaquín. Abstracto se opone a figurativo, no a emocional, hay arte abstracto infinitamente emocional, y arte figurativo mucho más frío, no tiene nada que ver.

De hecho, Kandinski renegaba del suprematismo por su falta de emoción (yo diría que falta de musicalidad, más bien), mientras que él segía apelando al latido en sus obras, como en "Trazo Blanco", en que utiliza la trampa de una falsa abstracción para llevarnos la belleza de una maternidad... para él, aun manteniendo la abstracción, la forma sin emoción no es mano, sino guante vacío.

Yo no estoy muy de acuerdo, disfruto de los ritmos de Mondrian y los azules de Yves Klein, de las geometrías puras de Vasarelli, es un disfrute enteramente estético, no creo que sea indispensable la sensación cálida ni la reflexión fría. Hay mucho más por sentir.

09:22  
Blogger Balcius said...

Por cierto, me gusta mucho Malevich, pero puestos a llevar el constructivismo a una mayor perfección, recomiendo a Laszlo Moholy Nagy.

09:24  
Blogger pazzos said...

A Pollock y a Rothko sólo los he visto en reproducciones. El primero no me interesa, y Rothko es tan personal que estoy deseando verlo "en directo". De los tres prefiero a Kandinsky porque, intuyo, no pierde tanto con la copia.

Reservo mi corazón para Barceló. Recuerdo un cuadro suyo gigantesco que me enamoró tanto en Arco que estuve a punto de llevármelo, pero me pedían cien millones y aquella tarde no llevaba suelto encima.
Siempre me arrepentiré de no haberlo robado.

¿Para cuándo una antología de tu propia obra? No se me ocurre un mejor regalo de Reyes.

10:51  
Anonymous Luis Rivera said...

Hace unos días Arcadi Espada se preguntaba cual era la razón por la cual el arte figurativa había sido apartado de la vanguardia. ¿Y porque razón el arte abstracto viene a representar, el solo, la vanguardia?
Hoy reflexiono en mi blog acerca de mie xperiencia Munch y establezco una diferencia entre "mirar y ver, saber y sentir".
A mi me parece que en la medida en que el arte abstracto puede transmitir emociones tiene una validez indudable ante el espectador. Su falta de literatura, no obstante, la suplen los críticos, y en esto los expertos marcan ytendencia, como se dice ahora.
Reconozco, lo digo a las claras, que no me gusta Kandinsky. No me dice nada. Como no me dice nada calder, por ejemplo.
Creo que el problema principal de arte abstracto, tal y como yo lo veo, es que cuando el pintor no evoluciona se mete en un tunel sin salida y la falta de relación con la realidad deja a su obra en el limbo. Una visión de Pollock, de varias pinturas, es enriquecedora. Varias salas llenas de cuadros, conducen a la nada.
Si me permites, Piececitos, te diré que creo que en pintura sobra muchas veces entusiasmo y lenguaje, es decir: sabiduría y que la visión relajada acomodando el cuerpo a lo que los ojos ven enterraría a mucvha pintura abstracta en el limbo de la inexistencia.
Pero con ello, no reniego de mi gusto por verla.

10:55  
Blogger Joaquín said...

Discrepo de lo dicho por Balcius. El arte abstracto (es decir no figurativo) puede deparar placer estético, pero nunca emoción. En cuanto al figurativo, p.ej. un bodegón con un pescado encima de una mesa, puede indicir sensaciones agradables o desagradables, pero nunca emociones. La emoción sólo son capaces de depararlas las figuras humanas, p.ej. un niño comiendo una manzana, no la manzana misma, por muy jugosa que la represente el artista.

11:01  
Blogger pazzos said...

Estoy más de acuerdo con balcius que con joaquín. No es lo mismo sentimiento que emoción.
Ante el cuadro de Barceló sentí emoción y un cierto temblorcillo en las entrañas. Verdad es que hay un cierto rechazo popular hacia lo abstracto, pero esas obras quiera el observador o no, le generan emociones. Lo saben muy bien los diseñadores de moda y los publicistas que utilizan siempre las vanguardias artisticas en su provecho. Y una vez dorada la píldora el pueblo consume abstracto masivamente, en forma de sábanas y colchas a lo Mondrian o portadas de libros calcadas de Rothko. Y presumen de lo bonita que es su colcha, luego una cierta emoción o placer estético si que les produce.

Que esta emoción primera dé lugar a un sentimiento profundo quizás es más difícil y por esto a joaquín tampoco le falta razón.

11:06  
Anonymous Luis Rivera said...

Quisiera hacer una observación más: escribes que Pollock no se comió una rosca comercial hasta que encontró su estilo. Eso lo único que quiere decir es que empezó a hacer negocio, pero no que empezó a pintar. No dudo de su calidad, pero creo que se debe, para hablar de pintura, establecer un separador entre éxito comercial y valor de la pintura.

11:44  
Blogger Joaquín said...

Por mi parte tampoco pretendo sentar cátedra. Creo que estamos barajando multitud de conceptos no siempre bien combinados (figuración vs. abstracción, emoción vs. sentimiento vs. placer estético), sobre los que tal vez habría que ponernos largamente de acuerdo.

12:04  
Blogger pies diminutos said...

Evidentemente, Luis, hemos de hacer ese distingo, sin duda. Pero, al menos en la película de Ed Harris, se insiste mucho en que ambos en Pollock van de la mano. Es decir, que sólo empieza a ganar pasta gansa el pintor en cuestión cuando empieza a pintar ese tipo de cuadros que le conocemos (el que yo he puesto en la entrada), porque los anteriores ni eran buenos estéticamente, ni vendían. Sólo cuando él crea un nuevo modo de entender el acto de pintar (sin que el pincel toque el lienzo) Pollock expone en las principales galerías de NY y los señores con dinero cuelgan en sus despachos un Pollock.

Placer estético, emoción, sentimiento... conceptos tan abstractos como los cuadros que cuelgo en esta entrada. Para cada persona significan una cosa distinta porque cada uno los vivimos con difentes matices y sus límites se entremezclan juguetonamente. Por mi parte, vivo ambas emociones artísticas (las que me produce el arte abstracto y las del arte figurativo) del mismo modo, siempre y cuando la obra en cuestión tenga esa magia especial que hace que alucine ante una obra y diga "Dios mío, por estas cosas merece la pena vivir". Pero esa es mi experiencia, tan válida como la de cada uno de vosotros.

Por mi parte, adoro incansablemente el arte abstracto (lo detestaba a muerte años atrás, lo reconcozco), no es que no me guste el figurativo, pero si tuviese que escoger, puf... y es que la realidad la tengo aquí, a mi alcance, un pintor me la puede poner tal cual delante de los ojos y puedo pensar ¡Qué bien que la ha copiado! Pero, ver un Miró, por ejemplo... ese hombre ha creado un mundo, un universo, totalmente distinto al que yo conozco, y sólo está en sus cuadros!! Y eso me supera...

Gracias por dejar aquí constancia de vuestro punto de vista. Me encanta leeros, de verdad!!! Decís todos cosas la mar de interesantes. De nuevo gracias por pasaros por aquí y entablar un apasionante debate. Besos a todos!

12:08  
Blogger Balcius said...

Ah, Barceló, me encanta. Casi me echo a llorar delante de "pequeños caballos blancos".

¿Giacometti es abstracto? ¿Es figurativo el objeto invisible? Bueno, al final se reduce a lo que dice pies: esto me encanta, me horripila, me hace sentir, este cuadro me ha cambiado la vida.

Ah... y si alguien quiere entender mejor a Pollock, que pruebe. :) Nada mejor.

14:16  
Blogger El jugador said...

Pues sí pies diminutos, vi la película de Rothko y me pareció interesante. Y ciertamente, lo más destacable -a mi juicio- es la interpretación de Ed Harris de un personaje tan autodestructivo como Pollock.
La verdad es que no sé el concepto que tiene Joaquín de emoción. Biológicamente hablando, una emoción es una respuesta involuntaria ante un estímulo produciéndose unos sentimientos. Decir que sólo una figura humana produce emociones... ¿entonces la música clásica, la arquitectura, etc tampoco producen emociones?.
Además, el movimiento se demuestra andando, yo y tantos otros nos hemos emocionado con pintura abstracta así que no me parece que haya mucho más que decir en ese sentido.

14:31  
Blogger El jugador said...

Respecto a Pollock, pues eso que como el hombre le dijeron por activa y por pasiva que no sabía pintar, pues lo que hizo fue inventarse ese tipo de pintura que hacía, la cual a mí -personalmente- me dice más bien poco.

14:33  
Anonymous Luis Rivera said...

Pies, escribes algo en lo que disiento totalmente. O lo escribes o lo entiendo así:
"y es que la realidad la tengo aquí, a mi alcance, un pintor me la puede poner tal cual delante de los ojos y puedo pensar"
Yo creo que el arte no expresa la realidad suino su metáfora, o mejor: tu metáfora de ella. Antonio López es fundamentalmente irreal, para mi. El hecho de ser una pintura genera ya unas condiciones de irrealidad. Los ojos no nos devuelven nunca la realidad salvo en los pintores que la copian expresa y desemocionadamente, es decir, la pintura que no tiene persona detrás. Esa no interesa, es el paisaje del copista.
Ninguno de los retratos que has expuesto en tis posts anteriores copian la realidad, la transforman en irrealidad y de ahí su fuerza ante tus ojos. Sinmplemente, por empezar a pensar en ello, al adoptar un punto de vista desde, al seleccionar un plano, al establecer un escorzo y un color dominante. La diferenecia entre esos retratos y una fotografia es la diferencia entre instante y eternidad, el tiempo detenido. No todos los retratos que han salido gozan de esta irrealidad sorprendente, pero los que disponen de ella, llegan a ser abstracciones sobre el sujeto.
El "tropo vero" del Papa Inocencio no es una expresión sobre la realidad sino sobre la verdad desenmascarada.

00:48  
Blogger desconvencida said...

Yo me quedo con Kandinsky, podría mirar sus cuadros durante horas...

01:14  
Blogger pies diminutos said...

Balcius, me he quedado de piedra al entrar a tu blog, jajaja. Menuda sorpresa! Un Pollock hecho por uno mismo a la carta! Es genial!


Jugador, totalmente de acuerdo, todos hemos experimentado emoción ante cosas sin relación con lo humano, efectivamente, un edificio, una sinfonía, un atardecer, un gatito recién nacido, si me apuras, ante una sorpresa agradable inesperada, incluso con un pensamiento revelador que podamos tener en un momento dado.

Es verdad, Luis, quizá por querer ir al grano y ser sucinta fui tan radical. La realidad, pasada por el tamiz de un ser humano, deja de ser realidad y es subjetividad. Lo que quería decir es que me supera el hecho de que exista gente capza de crear universos distintos al que todos conocemos. El papa Inocencio de Velázquez tiene un referente en la realidad, el papa Inocencio histórico, un ser humano que existió, pero ante "los protagonistas" de una obra de Miró no puedes exclamar "mira, un pato rascándose" o "mira, la calle Colón de Valencia", por ejemplo. Sólo tienen sentido dentro del universo mironiano, y eso a mí me encandila.

06:46  
Anonymous Luis Rivera said...

Vuelvo a discrepar, aunque cada vez más cerca. Y si mantengo la discrepancia es para apurar la controversia, lo que creo que es saludable. Dices que una pintura de Miró solamente tiene sentido dentro del universo mironiano y ahí disiento. El universo mironiano es en si un referente para cada pintura del autor, a través de su época, pero cada vez que tu miras una pintura, lo que motiva en ti es su universo visto por ti. ¿Podrías prescindir del conocimiento de Miró? ¿Calder por ejemplo? ¿Podrías, sin saber que es Miró arrobarte ante él? Si fuera así, estarías haciendo tu propia lectura y tu propia abstracción y tanto importaría que fuiera figurativo como que fuera abstracto. Es la metáfora de ti misma mirando una pintura.
El referente al que te refieres de Inocencio no existía, el protagonista lo dice cuando afrima que es demasiado veraz, porque él viv´ñia en el disuimulo. El cuadro no es una copia de él sino una abstracción sobre el doble sentido de la mirada, la del papa, la del pointor, la del espectador. Mientras el espectador, y es tu caso, no exclame ante el cuadro, "es solamente una vista de la calle Colón de Valencia", y sienta otra emoción, estará ante una abstracción. Todo está en ti. Mis comentarios se encaminan a despojar a la visión del cuadro de las muletas del conocimiento y del saber, aunque sea en su expresión literaria. ¿Que importa que un cuadro sea constructivista? Si gusta o no no será por su catalogación, sino por la emoción.
En fin, puede que mezcle muchas cosas.
No se si has visto mi post sobre Munch. Trata de la independencia del espectador.

07:08  
Blogger pies diminutos said...

Sí, supongo que donde vamos a desembocar es la interpretación y las sensaciones puras y libres de cada espectador... de acuerdo, prescindamos del conocimiento, prescindamos de la sabiduría, de la teoría, etc. Prescindo, y lo que siento es que sigue provocándome mayor felicidad contemplar una obra abstracta que una figurativa. ¿La explicación? Supongo que sin las bases culturales y teóricas detrás, sólo es una: mi sensibilidad me impele a amar sobre otros artes, al abstracto.

10:58  
Anonymous Pedro (Glup) said...

Esos tres cuadros -curioso- han estado expuestos en el museo Guggenheim de Bilbao.
Desde que se inauguró este museo nos ayudó (a los bilbaínos) a entender y valorar mejor el arte abstracto (y otras expresiones artísticas).
Los tres me deslumbran, pero prefiero a Kandinsky...no, espera, prefiero a Pollock (estuve horas mirando su cuadro en el Pompidou)...aunque Rothko, prefiero a este último...no, etc

08:53  
Blogger pies diminutos said...

Tengo unas ganas tremendas de pasarme por tu museo... lástima que me pille tan lejos! Saludos y bienvenido!

07:57  

Publicar un comentario

<< Home


Estadisticas web