6/12/06

Retratos de mujer (I)


Azul.
Opulencia.
Soberbia.
Frialdad.
Altivez.
Pompa.
Orgullo.
Arrogancia.
Vanidad.


(Picasso)

11 Comments:

Blogger Balcius said...

... y un frío atroz

03:58  
Blogger pies diminutos said...

Verdad que sí? Esa mujer parece no haber conocido la calidez del cariño en toda su vida. Pero no me da pena. Me parece que ella misma se lo ha busacado y que está satisfecha de su frialdad.

04:20  
Blogger Fackel said...

¿Características de la pose? Y bajo la pose, ¿qué?

04:48  
Blogger pies diminutos said...

Sabes? Creo que bajo las pose hay muy poca cosa, creo de hecho toda ella es pose, figuración, superficialidad, exterioridad... quizá este muy vacía, quizá sea un ser muy inseguro bajo esa apariencia de soberbia. De todos modos, ella se empeña en no dejarnos ver demasiado su auténtico interior...

04:57  
Blogger El detective amaestrado said...

Es increíble como puede llegarnos tanto de alguien al que no conocemos de nada...Milagros del arte, milagros de la vida

11:55  
Anonymous Juan Domingo said...

Pero el cuadro es de una belleza exuberante. Se adivinan aún ecos de los grandes pintores franceses y "ya" es un producto transformado, nuevo, propio del genio de Picasso. Innovador y potente desde la composición, el color, la fuerza expresiva. (Al margen, claro, de la figura en sí, de la modelo). (¿Y esa falda no parece hasta 'velazqueña' propia de una menina o de una infanta? Besos.

13:05  
Blogger pies diminutos said...

Evidentemente, yo sólo me he querido centrar en las sensaciones que me transmite la mujer protagonista, pero sí, la calidad estética de la pintura es innegable. Aunque esta calidad no está para nada reñida con mis apreciaciones, de hecho van de la mano! Que Picasso consiga hacerme precibir de forma tan certera el verdadero carácter de esa señora es todo un logro artístico. Es una gran retrato porque, no sólo es bello, sino que también trasmite, deja traslucir, la personalidad del retratado.

13:13  
Blogger Clarice Baricco said...

Quiero pensar que hay un azul más que su vestido, más que su piel, quiero creer que hay un azul en su mirada, un azul rescatable.
Pero no.

14:20  
Blogger Luis Rivera said...

El autor muestra la cara como el espejo del alma y dificilmente se puede ser más fea; me recuerda a las caras de María Luisa que pinta Goya. Además, me sugiere otro adjetivo: despotismo.

01:18  
Blogger Luis Rivera said...

O no, lo he vuelto a mirar imaginando que es el retrato de una criada disfrazada de señora, una Claire o Solange de la obra de Genet, y entonces la gestualidad del modelo sería la imitación de lo que ella ve y el adjetivo sería grotesco.

01:21  
Blogger pies diminutos said...

Qué interesante, Luis! Te imaginas que todo es postizo, que realmente ella es un pobre desgraciada imitando a una gran señora y de ahí que todas las cualidades detestables de la última aparezcan hiperbolizadas? Me ha gustado que fueras tan lejos! Gracias!

01:53  

Publicar un comentario

<< Home


Estadisticas web