2/12/06

Un amigo


Leer los poemas de Cesare Pavese es como pasear con él, como charlar con un viejo amigo repleto de historias.
No, no son historias.
Es como un amigo muy hábil para retener estampas en su memoria, muy agudo para penetrar dentro de los personajes que habitan esas estampas, muy sensible para relatarlas con tanta verdad.
Cesare Pavese retrata paisajes, personas, instantes vitales. Los coge de la realidad, los arranca del lugar al que pertenecen, y nos los ofrece con sus palabras sólo para nosotros. Podemos o no sentirnos identificados, en todo caso, lo entendemos. Vemos unos albañiles descansando a mediodía, vemos una pareja de enamorados acostados sobre la hierba, vemos unas colinas amarillas, un cielo estrellado, pero en realidad, estamos viendo el interior de Cesare Pavese.
Porque sus poemas son estampas del mundo, pero del mundo tal y como él lo siente. Desde su subjetividad conocemos paisajes, personajes, instantes de vida, y sabemos que este conocimiento está teñido por la especial percepción del poeta italiano. Y nos dejamos envolver por su punto de vista.
Después de todo, Cesare Pavese es un amigo con el que damos un paseo, un amigo que no quiere hablarnos de él, pero que, inevitablemente, nos cuenta historias (¿historias?) donde se retrata a sí mismo.

Tolerancia
Llueve sin ruido sobre el prado del mar.
Nadie transita por las sucias calles.
Una mujer sola descendió del tren:
bajo el abrigo se vio la blanca enagua
y las piernas desaparecieron en el portal oscuro.
Se diría una aldea sumergida. La noche
gotea fría sobre los umbrales, y las casas
esparcen humo azul entre la sombra. Rojizas,
las ventanas se encienden. También brilla una luz
tras los entornados postigos de la casa oscura.
Al día siguiente hace frío, y está el sol sobre el mar.
La mujer, en enaguas, se lava la boca
en la fuente, y la espuma es rosada. Tiene el cabello
áspero y rubio, semejante a las pieles de naranja
esparcidas por el suelo. Protegida por la fuente, espía
a un chiquillo moreno que la mira embobado.
Negras mujeres abren de par en par postigos sobre la plaza
los maridos dormitan, todavía, en la sombra.
Cuando vuelve la noche, sigue la lluvia
crepitando en las brasas. Las esposas,
aventando el carbón, dirigen sus miradas
hacia la casa oscura y la fuente desierta. La casa
tiene cerrados los postigos, pero dentro hay un lecho,
y en el lecho una rubia que se gana la vida.
Todos los de la aldea reposan, por la noche,
todos, menos la rubia que se lava en el alba.
(Popova)

16 Comments:

Blogger desdelporxet said...

M'estàs sorprenent, de fet no n'hi ha dia que passe que no em remire el teu blog, no canvies i avant.

06:12  
Blogger Gregorio Luri said...

El primer artículo que publiqué en una revista se titulaba "Paese, un amigo".
Gracias por recordármelo.

07:42  
Blogger El detective amaestrado said...

Sin embargo, amí susu diarios se me atragantaron un poco, y mira que había oído maravillas de ellos...

08:49  
Blogger txe said...

pavese mola!

10:58  
Blogger Luis Rivera said...

Piececitos, has escogido un poema que, siempre que lo leo me lleva a Pasolini y a su cine. También a su poesía, pero sobre todo a su cine. Y pienso en estos intelectuales de los 60 y 70. italianos, lúcidos, de gesto trágico que acabaron mal: Pasolini asesinado por unos de sus héroes, Pavese suicidado después de escribir su famoso párrafo en su "Oficio de Vivir":
"Todo esto da asco. Basta de palabras. Un gesto. No escribiré nada."
Comprendo que sus diarios (Los Oficios...) se puedan atragantar como dice "el detective..." y debo reconocer que a mi me pasó lo mismo en primera lectura, joven, pero luego me arrebataron. Hay en él sinceridades terribles como esta: "En el fondo, el secreto de la vida es obrar como si tuviéramos lo que más dolorosamente nos falta".

12:05  
Blogger pies diminutos said...

Madre mía, Luis, me han entrado unas ganas inmensas de acercarme a sus diarios... no tengo mucho tiempo para leer por placer en estos momentos, pero si lo veo por alguna librería me lo pillaré con vistas a leérmelo más adelante.
Un saludo!

12:23  
Blogger Clarice Baricco said...

Aquí lo tengo a la mano.
A tu salud lo re-leo.
Un placer leerte.

Abrazos..

19:21  
Anonymous Paco said...

M'ha agradat molt el vocabulari exquisit d'aquest poeta desconegut per a mi. Un gran obervador i un retratista del seu entorn, pel que veig. Mirada de periodista amb pluma de poeta i precisió de cirutjà!

No puc deixar de destacar dos versos-imatges:
"Cuando vuelve la noche, sigue la lluvia crepitando en las brasas"

"La mujer, en enaguas, se lava la bocaen la fuente, y la espuma es rosada"

Un bes, püs. Molt bona sel·lecció.

PD: Saps si va escriure en premsa??

10:42  
Blogger Gatito viejo said...

El poema que más me impresiona de Cesare Pavese es:
"Vendrá la muerte y tendrá tus ojos"

" Vendrá la muerte y tendrá tus ojos
esta muerte que nos acompaña
desde el alba a la noche, insomne,
sorda, como un viejo remordimiento
o un absurdo defecto. Tus ojos
serán una palabra inútil,
un grito callado, un silencio.
Así los ves cada mañana
cuando sola te inclinas
ante el espejo. Oh, cara esperanza,
aquel día sabremos, también,
que eres la vida y eres la nada.

Para todos tiene la muerte una mirada.
Vendrá la muerte y tendrá tus ojos.
Será como dejar un vicio,
como ver en el espejo
asomar un rostro muerto,
como escuchar un labio ya cerrado.
Mudos, descenderemos al abismo. "


Sin duda, Pavese es un buen amigo con el que pasear.
Saludos

10:56  
Blogger pies diminutos said...

Paco, m'alegre molt de que t'haja entusiasmat tant Pavese. No sé res de la seua relació amb la premsa, pero investigarem... ja saps que el meu llibre és teu quan ho demanes. Besos mil.

Gatito, efectivamente, uno de los poemas más importantes y representativos de Pavese. Te he de dar las gracias por traerlo hasta aquí. Me alegra que tú también veas en él a un amigo. Besos!

11:50  
Blogger Màs pedante que vos. said...

bueno en realida' no me gusto el poema, y no conocia a ese autor...

Querida Pies pequeños, vine a despedirme, me voy de vacaciones por un tiempo a mi tierra natal, a descansar, leer, y ver a mi familia, y dejo la capital. No habia podido volver a visitarte debido a miles de tareas, examenes finales, etc...ya no he podido ni volver a leer un libro hace dias...solo repasar y repasar doctrinas juridicas, leyes, normas, etc.

Me despido por un mes largo, apenas vuelva y tenga tiempo te visito. Una abrazote a mi amiga española, Pies pequeños, desde colombia El pedante de mierda''

adio'

07:08  
Anonymous Juan Domingo said...

Pavese no pasa de moda, Piececitos. Y si algún día quieres profundizar en su poesía apúntate el nombre del profesor español "que más sabe" sobre su obra: José Muñoz Rivas (Murcia, 1963), autor de una obra descomunal: 'La poesía de Cesare Pavese: (Atravesando la mirada en el espejo)'. El único inconveniente (para quien no sabe italiano, como yo) es que recoge y cita numerosos textos en su versión original). Un abrazo.

13:24  
Blogger pies diminutos said...

Pedante, se te echará de menos. Pásalo bien en tu tierra. Muchos besos.

Juan, muchas gracias, me lo apunto, porque realmente me hace ilusión saber más sobre este autor.

02:08  
Blogger Màs pedante que vos. said...

Excelente la breve reseña que haces del Lazarillo de Tormes, como me rei leyendo ese libro, y leerte me recordo de esos buenos momentos.

Jua!

05:13  
Blogger pies diminutos said...

Sí? Me alegro de que te gustase. Es una obra maestra pero de las que da gusto leerse y releerse. Una delicia!

05:49  
Blogger beren said...

Llevo conmigo siempre el título del libro de poemas de Pavese "Laborare stanca", así en italiano, para que no se me olvide.

02:46  

Publicar un comentario

<< Home


Estadisticas web