13/10/06

"¡Hay que dar el golpe definitivo!"

Uno de los primeros objetivos de la propaganda de la República y de las diversas organizaciones afines a ella, fue crear en las masas políticamente no definidas una motivación para la lucha. ¿Por qué luchar? ¿Contra qué y contra quiénes? Rápidamente hubo de difundirse que el fascismo era el enemigo.

Pero por otro lado, si pensamos en la urgencia de la situación, en el escaso nivel de concienciación política de los sectores que había que convencer y las limitaciones de medios para llevarla a cabo, entenderemos porqué se dieron pocas explicaciones objetivas acerca del fenómeno en cuestión, el fascismo. Éste, no se vio analizado desde el punto de vista histórico ni hacia un conocimiento profundo de sus mecanismos. Era mucho más sencillo, sobre todo si tenemos en cuenta el alto nivel de analfabetismo entre la población, el lanzar consignas sonoras y fáciles de memorizar.

Por lo dicho en el párrafo anterior se comprende la razón de identificar el fascismo con la miseria, la incultura, la destrucción y la barbarie, así como con el concepto de explotación, resultando fascistas: los grandes capitalistas, el clero y los militares de alta graduación. Estas identificaciones se producían a través de una imagen impactante y poderosa, que proporcionaba a la población una visualización de aquello contra lo que luchaba, algo en principio abstracto como era el fascismo.

En estos cuatro carteles que hemos escogido se ve ilustrado este principio de identificar el fascismo con elementos negativos, para facilitar su repulsa entre la población.

En este cartel, la bota, representante típica de la forma geográfica de la península itálica y la vez, símbolo de lo militar y bélico, quiere transmitir gráficamente la amenaza que supone la invasión fascista desde Italia. La bota repleta de militares idénticos entre sí, cargados de fusiles, y con la bandera nacional, parece querer aplastar las tierras españolas que arden en guerra como testimonian los múltiples fuegos que pueblan nuestra “piel de toro extendida”.

En este otro, con tres vívidos colores y una imagen contundente, se transmite el peligro del fascismo de forma muy efectista. Una enorme serpiente de fauces hambrientas luce en la punta de su lengua el símbolo del veneno fascista, la esvástica. Un hombre rojo, color republicano por excelencia, mantiene la serpiente inmóvil gracias a la fuerza de su pie, y se dispone a cercenar su cabeza de ojos desorbitados. Sólo así es posible acabar con el enemigo.

En la obra de arriba, perteneciente al gran cartelista valenciano Josep Renau, se vuelve a identificar el horrible invertebrado, por cuya tentación Eva y Adán recibieron la expulsión del Paraíso, con la amenaza fascista. Esta vez la serpiente se enrolla en el fusil del campesino, como impidiéndole usarlo. Además, lleva grabadas en su piel las palabras Propietario Faccioso, lo que nos lleva a pensar que se trata de la animalización del dueño de las tierras que trabaja este campesino, el cual vive subyugado en la miseria por su explotación. También prestamos atención al símbolo del trabajador, la hoz, que acompaña al hombre en su tarea bajo el sol, entre las ramas del trigo.

Este último cartel resulta muy cómico. Se representa al Generalísimo como un ser enorme con un rostro de calavera, es decir, de la Muerte. Pero sosteniendo la cola de su capa se encuentran los tres estamentos que le apoyan: La milicia, la alta burguesía y la Iglesia. Los tres hombrecillos resultan ridículos tras el gigante Franco, al que siguen fielmente.

(Extracto de mi trabajo "El cartel político: Un grito pegado en la pared" para la asignatura de Lingüística 2005/06, Filología Hispánica, Universitat de València)

23 Comments:

Blogger La lentitud said...

En el tiempo que vivimos donde la derecha más extrema, está abonando el terreno para rehacer la historia a través de una nueva lectura de lo que significó la República, la Guerra Civil y la Dictadura, volver a contemplar esos carteles portadores de un sencillo y contundente discurso, y el texto que los recuerda y acompaña, es un sano ejercicio de memoria.

05:54  
Blogger Sir Alsen Bert said...

Qué carteles tan buenos.
Me acuerdo que hace tiempo estaba buscando una página web donde estuvieran todos clasificados y te pregunto: ¿de dónde los has sacado?
Siento una curiosidad enorme puesto que me aficioné a ellos gracias a una enciclopedia que heredé en muchas de las páginas están ilustradas con esta cartelería. De la Primera Guerra Mundial, de la Segunda, de la rebelión Boxer, de la Guerra Civil Española... Todo un siglo en carteles.
Son alucinantes.

Anda, suelta el link, colorín, ¿de dónde los has sacado?

09:34  
Anonymous Juan Domingo said...

Muy gráficos y elocuentes los carteleles y el comentario. ¿Te pondrían buena nota en esa asignatura, no? Los carteles de Renau me han traído a la memoria los de uno de sus 'maestros', John Heartfield, que 'ironizó' como nadie acerca de Hitler y del nazismo rampante. Gustavo Gili publicó en los años setenta del pasado siglo un libro que tengo que tener por algún rincón perdido con el título 'Guerra en la paz', en el que reproducía algunos de los fotomontajes extraordinarios de Heartield.

09:34  
Blogger Sergi Bellver said...

Vaya, curiosa coincidencia del tema de fondo con lo que he perpetrado hoy en mi bitácora. Muy inteligente tu lectura de aquella propaganda, con la sana equidad que da la distancia. No sé qué nota te darían, pero a mí me parece más que de notable.

pd: puedes "firmar", en cuanto a lo del Nobel y su predicamento, cada vez que cierres las tapas de un libro y hayas participado del mundo allí escrito. De hecho firmas cada vez que lo haces.

Un abrazote. Oye ¿la foto de abajo, no es de Morella?

09:52  
Blogger pies diminutos said...

La Lentitud, tienes toda la razón. Estos carteles expresan lo que mil discursos juntos no alcanzarían. No está de más que hoy los revisemos, de hecho, sería un ejercicio genial para alumnos de secundaria. Creo que su rápido impacto visual ayuda a entender de forma más atractiva una parte que no podemos olvidar de nuestra historia.

Sir, me alegra verte por aquí. Yo también soy una gran enamorada del arte de la cartelística, en especial de la bélica. Veo que sientes curiosidad por conocer el origen de estos carteles. No hay link aquí. Los extraje para el trabajo de un CDRom que me compré a propósito. Fue editado hace unos años por la Universitat de València, con el motivo de una exposición de los carteles de la Guerra Civil que posee en propiedad la UV. En el de CD hay cientos y todos fabulosos, en serio. Era muy barato, creo que 6 euros y por ser estudiante 4, pero sólo se puede adquirir en las tiendas de la Uni. No sé de donde eres Alsen, o si te queda cerca València... pero si te hace mucha ilusión puedo grabarte el CD con los carteles y mandártelo por correo. En fin, lo dicho, un placer compartir afición!

Hola Juan, pues sí, la verdad, no me fue mal en esa asignatura, obtuve Matrícula de Honor. El trabajo en cuestión resultó muy interesante, por eso he decidido ir poniendo aquí algunos trocitos, para compartirlo con vosotros. Este fragmento pertenece a la parte dedicada a carteles de la Guerra Civil. El trabajo tiene dos grandes apartados más, la propaganda política en la actualidad y los carteles de la época de la Transición española.
Ah! Heartfiel es uno de mis fotomontajistas preferidos, he podido ver algunos de sus trabajos expuestos en el IVAM y son una pasada. Un saludo y pásate por aquí cuando quieras!


Hola Sergi, he leído muy agusto tu post y estamos totalmente de acuerdo. Y en lo del Nobel, por supuesto, también. Sí, campeón, la foto es de Morella, cómo la has reconocido? Por tu nombre sospecho que compartimos lengua, no?

13:46  
Blogger Salva Pérez said...

Lamentablement, la teua fina anàlisi recobra la vigència en els temps actuals: les consignes polítiques se'ns donen mastegadetes per a un públic, aquesta vegada suposadament alfabetitzat, però que és tractat com si no ho fos. Vegeu si no el DVD de CiU, o els atacs d'un costat i d'un altre dels partits majoritaris: l'associació burda amb imatges d'un polític amb un doverman, els insults barroers i la crida a una apocalipsi, etc.
PD. Para encontrar los carteles, sir alsen, yo recurrí a la mula. Hay bastantes en un archivo rar.

15:02  
Blogger Llanos said...

Piececitos:

Un placer leerte de nuevo :)

15:02  
Blogger La lentitud said...

No comparto la opinión de Salva Pérez en comparar las consignas políticas, su contenido y la forma de transmitirlas de los años de los carteles que se muestran con la utilización que se hace hoy en día los partidos políticos para lanzar su mensajes mediáticos.

La principal diferencia es que ahora se utilizan los aparatos propagándisticos de cada partido y sus inmensos medios para atacar y desprestigiar a sus contrincantes electorales sin importar demasiado la población: lo que importa es el desgaste del otro. Es un juego claramente entre partidos. Son mensajes sin un receptor claramente definido (esté alfabetizado o no, sea culto o no, sea de un estrato social u otro). En el tiempo de los carteles éstos iban dirigidos directamente a un determinado sector de la población claramente no alfabetizada ni cultivada, que necesitaba de unos mensajes de esas caracteríticas para que se comprendiera la necesidad de la defensa de la Républica y sus valores democráticos.

Precisamente por lo burdos que aparentan ser los mensajes lanzados hoy en día, de un lado y otro del espectro parlamentario (digo aparentan porque en el fondo obedecen a una clara estrategia propagándistica que de burda en algunos casos tiene poco), es muy saludable volver a visionar esos carteles. Quizá sería hasta incluso recomendable que los partidos políticos actuales utilizaran el didactismo de esos carteles (trasladado a los medios de ahora), las sencillas (no exenta de complejidad) pero efectivas formas, para hacer llegar a su posible electorado los contenidos de sus programas y sus propuestas.

00:39  
Blogger Paula said...

Has vuelto, piececitos, te echaba de menos.

La cartelería que muestras siempre me ha llamado la atención por el mensaje tan claro que muestra. Se sabe, a primer golpe de vista, quien es el bueno y quien es el malo, y lo que hay que hacer.

Los carteles de ahora, no tienen, en general, tanto arte.

O me lo parece a mí. Ya sabes que camino en terrenos desconocidos.

Un abrazo

01:26  
Blogger El detective amaestrado said...

Durante muchos años en mi ciudad hubo un cartel de la guerra auténtico colgado en las paredes de una calle. Un día, algún intolerante, o peor, un imbécil, debió arrancarlo...Aún hoy echo de menos aquel trozo de papel, magnético él

01:28  
Blogger Sir Alsen Bert said...

¿A que me animo a crear una web de cartelería bélica? Es raro que no haya ninguna en condiciones, por periodos, por temática, por protagonistas...
Todos los carteles que he visto son o prebélicos o bélicos. No hay ninguno malo. Es una cuestión interesantísima, o por lo menos a mí me lo parece.
Los años que me tiré en la universidad algo vimos de Historia y algo de Humanidades.
Nací, vivo y quién sabe, moriré en la tierra del aceite de oliva, del virgen, del extra, del que más sabor tiene. Uséase, de Jaén, distrito republicano.
Gracias por el ofrecimiento.

Solo acepto el envío si es contrareembolso, sino, nanai de la china, diminutina.

Y como no, el agradecimiento vaya por adelantado. Y el guiño también.

01:47  
Blogger Sir Alsen Bert said...

El sino no está casado. Debí escribir un si no separado, divorciado, independiente.

Fe en la rata (Made in Jaheim)
Toda errata es una rata, no lo duden. Y como tal, odio verlas cuando sin saber porqué, aparecen en los escritos.

¿Purismo o buen uso del lenguaje?

Yo que sé, zagales...

01:55  
Blogger Ahtorn said...

Este comentario ha sido eliminado por el autor.

04:15  
Blogger Ahtorn said...

Este comentario ha sido eliminado por el autor.

04:18  
Blogger pies diminutos said...

En primer lugar, gracias por vuestras largas intervenciones, todas cargadas de ideas y opiniones muy interesantes, de verdad.

Ciertamente, estamos hablando de cosas distintas cuando nos referimos por una parte, a los carteles de los años 30 y por otra, a la propaganda de la actualidad. Ni la calidad artística, ni los receptores-modelo, ni la eficacia (impactaba mucho más un cartel en la guerra, en un momento sin televisión, internet, etc. que ahora mismo, donde la cultura de lo visual es el pan nuestro de cada día), ni tampoco el mensaje o intención (ya no se trata de luchar por la democracia o las libertades sino de captar votos). Se trata de dos momentos históricos muy distintos, con necesidades distintas y modos de entender la política diferentes. De eso no hay duda.

No creo que tuviese éxito volver a ese estilo de propaganda, ya que su sentido estaba enmarcado en un contexto social que en nada tiene que ver con el actual. A nosotros, a los que aquí estamos comentando, quizá estos carteles nos parecen muy atractivos e incluso nos convencen, pero posiblemente se deba nuestra admiración por las convicciones de una época o a nuestra sensibilidad artística (no exenta de cierta nostalgia, por ejemplo). En fin, que no creo que en estos tiempos los carteles (incluso en versión moderna) puedan cumplir una función política o cívica tan contundente como en la Guerra Civil. La explosión de los medios de comunicación y el agotamiento de las sorpresas visuales en esta era, son parte de las causas.

Paula, cierto, hoy los carteles políticos no rezuman tanto arte y dudo de que en un futuro la gente los admire en exposiciones o los coleccione. La carota del candidato de turno sobre un fondo blanco... en fin, no sé, poco artístico me parece...

Detective, quizá ese cartel fue cogido por alguien que temiese se fuera perdiendo a causa de las inclemencias del tiempo o de la actitud de algún gamberro... quizá lo conserva intacto en su casa y lo heredarán sus hijos o nietos, quién sabe...

Sir, o aceitunero de Jaén, ya me dices lo que quieras respecto al CD, vale? Puedes contar conmigo en lo que necesites y lo de menos es el contra o no reembolso. Por supuesto, te animo en tu proyecto de la web, :-) Saludos a tu rata!

Ahtorn, gracias por regresar, más asiático que nunca, y gracias por nombrar artista del cartel tan maravillosos... aparte de los que tú nos citas, a mí me encanta el modernista Mucha y los carteles enmarcados en al etapa de la Transición de Alberti, Genovés, Tàpies, Picasso, Valdés o Equipo Crónica. A ver si me animo y publico más post sobre cartelística en general, siempre es un tema apasionante! Ah! Te agradezco la corrección del “porqué”, señor de los mitos. Un abrazo!

14:31  
Blogger Vita said...

Realmente interesante. Me ha gustado. Aprendí leyéndote. Besos.

15:00  
Blogger Rocío said...

Muy muy buen trabajo! Me ha gustao un montón...
Besillos Pies Diminutos!

PD: La nota sería buena seguro, verdad? ;)

16:46  
Blogger pies diminutos said...

Gracias señoritas Vita y Rocío, me alegra que os gustase. Un saludo a ambas!

04:01  
Blogger Carlos (sr. Chow) said...

¡Te pondrían una notaza! Jeje...

09:40  
Blogger pies diminutos said...

Carlos, arriba mismo lo indico, para tener un poco de credibilidad ante ustedes.... :-)

08:12  
Anonymous Anónimo said...

¡Pues menos mal que el golpe fue definitivo!. Espero que si algún día haces un trabajo sobre la Riefenstahl,
o Jünger obtengas la misma calificación.
Un cordial saludo.

06:04  
Anonymous Anónimo said...

BUY CHEAP SUPER VIAGRA ONLINE AND SAVE 70 % OF MONEY...
BUY LOW-COST CIALIS ONLINE
APPLY YOUR CREDIT CARD and SAVE 70 %

13:25  
Anonymous Anónimo said...

BUY CHEAP CIALIS
BUY CHEAP CIALIS ONLINE. LOW-PRICES ONLINE PHARMACY..!!
WOMAN VIAGRA
DYSFUNCTION ERECTILE MEDICATION NEWS.BUY CHEAP VIAGRA ONLINE
ACNE MEDICINE ONLINE
buy cheap accutane
WHAT IS ANTHELMINTICS

what is Albenza ?
ANTIBACTERIAL MEDICINE & CARE
buy cheap amoxil
AMPICILLIN ONLINE
ampiillin
BUY CHEAP BACTRIM
buy bactrim online
NEW DRUGS & PILLS… SUPER-VIAGRA…
cialis cheap
BUY CIPRO ONLINE
sipro
BUY CHEAP DIFLUCAN ONLINE
BUY LOW-COST DIFLUCAN ONLINE
BUY CHEAP SUPER VIAGRA ONLINE AND SAVE 70 % OF MONEY...
ORDER CHEAP CIALIS ONLINE
APPLY YOUR CREDIT CARD and SAVE 70 %

07:05  

Publicar un comentario

<< Home


Estadisticas web