2/10/06

Veloz, veloz


En Formas únicas de continuidad en el espacio Boccioni da forma escultórica a la velocidad y la fuerza. La figura avanza, y sus líneas desbordan los límites del cuerpo, se rizan en banderas curvas y aerodinámicas, como moldeadas por el viento de su paso. Boccioni estuvo dos años desarrollando esas formas en pinturas, dibujos y esculturas, estudios rigurosos de la musculatura humana. El resultado es un retrato tridimensional de un cuerpo poderoso en acción.

A comienzos del siglo XX fue como si la velocidad y la fuerza inéditas de la maquinaria engendraran una energía social radical. Más tarde las nuevas tecnologías y su ideario revelarían aspectos amenazadores, pero para artistas futuristas como Boccioni fueron tremendamente tonificantes.

Innovador a ultranza, ni él mismo estuvo a la altura de su ambición. En 1912 había denostado la ambición de la escultura a “la imitación ciega y cerril de las fórmulas heredadas del pasado”, y sobre todo, al “peso oprobioso de Grecia”. Pero Formas únicas de continuidad en el espacio tiene un parecido profundo con una obra clásica de hace más de dos mil años, la Victoria de Samotracia. Allí, sin embargo, la velocidad está impresa en los paños de piedra que envuelven la figura. Aquí es el propio cuerpo lo que se remodela, como si las nuevas condiciones de la modernidad alumbraran un hombre nuevo.

21 Comments:

Blogger Shangri-la said...

Hoy, 2 de octubre de 2006, zarpó de puerto desconocido una embarcación sin bandera que la identifique: SHANGRI-LA. DERIVAS Y FICCIONES APARTE.

08:43  
Blogger El detective amaestrado said...

Es impresionante ver una escultura de cerca, inmiscuirse en su historia...La Victoria de Samotracia, que fuerza cuando uno la ve en el Louvre...
Y las casualidades, pies, que aún me tienen impresionado...

08:55  
Blogger José Antonio Galloso said...

interesantísima entrega, gracias por compartir esta información con tus lectores
saludos

10:28  
Blogger pazzos said...

El bruto que cercenó la cabeza a la Victoria de Samotracia no se percató de que, en su barbarie, había dado el último golpe de cincel a una obra maestra.

Yo, como el detective, nunca podré olvidar el respigo de la primera vez que la ví en el Louvre.

10:31  
Blogger pies diminutos said...

Yo estuve en el Louvre con el instituto y sólo vimos La Mona Lisa... una pena! Pero es lo que pasa en ese tipo de viajes... La Victoria sólo la he visto en libros y ya me parece magnífica e imponente. Esta escultura futurista también debe ser muy interesante de ver en directo, verdad? Gracias a todos!

12:19  
Blogger la flaca said...

Umberto Boccioni fue precursor además de los ready-made.

Un beso pies,

La flaca

12:22  
Blogger Salva Pérez said...

Lamento disentir de tu opinión, pero sinceramente no veo parecido alguno con Nike, pies. La huella de la Grecia clásica en general y de Atenea en particular en los futuristas es indudable, por más que ellos se empeñaran en ningunearla. Pero según mi humilde parecer, esta dinámica escultura en su movimiento huye de Samotracia.
A pesar de todo, debo felicitarte por tu siempre interesante blog, suave aliento de sabiduría.

12:35  
Blogger pies diminutos said...

Hola Salva, me gusta tu sinceridad!!
El parecido es "profundo", es decir, se encuentra en la esencia, en el corazón de la escultura, evidentemente, no en su exterior. Ambas viven y beben el movimiento, la velocidad, el viento contra sí mismas. Ese es el parecido que yo encuentro, no sé que opinarán los demás! Besos, paisano!

12:41  
Blogger Miguel Sanfeliu said...

Yo, en este caso, sólo puedo aprender y darte las gracias.
Saludos.

13:07  
Blogger pies diminutos said...

Pues entonces tiene mérito mi tarea, Miguel, es un honor enseñarte a ti!

14:09  
Blogger Zârck. said...

Una vez más gracias por pasearte por mi Jardín.
Por cierto, interesante información la que te acabo de leer. Como petición, te agradecería que pincharas el link que te dejo y votes por este humilde pero vanidoso jardinero...
Besos.
http://www.thebobs.com/index.php?w=1158924582886151YTQBVXOY

14:59  
Blogger Ahtorn said...

Este comentario ha sido eliminado por el autor.

16:37  
Blogger Luis Rivera said...

Pues yo creo que todo tu texto es acertado, muy acertado, menos en el paralelismo que haces con la Victoria de Samotracia.
Lógicamente es tu lectura, pero aún así, yo diría que esta que presentas antecede al arte italiano del primer tercio del siglo XX y muestra un industrialismo que terminaría siendo un arquetipo fascista (del arte fascista, entiéndase) tal y como escribes.
La Victoria tiene un esplendor alado, sin musculatrura, vuela, flota, está para levantar el vuelo, al borde mismo de abandonar el suelo y lanza el cuerpo hacia delante con el enorme y maravilloso contrapunto de las alas equilibrando. Es todo lo contrario, independientemente de que ambas esculturas tienen movimiento, si, mucho, pero un diferente movimiento. Esta es terrenal y se hinca en el suelo.
hay que reconocer que el emplazamiento en El Louvre de la Victoria es espléndido y le saca todo el partido posible.

18:05  
Blogger Clarice Baricco said...

Qué bonito llegar cansada del trabajo, casi muerta por todo un día de desgaste y llegar a la almohada con un nuevo aprendizaje.

Gracias querida...

20:51  
Blogger Rocío said...

Lo que plasmaban en dibujos muchos como el mismo Boccioni, Duchamp con su Desnudo bajando la escalera, la sucesión de imágenes en el movimiento, el dinamismo,... queda estupendamente reflejado sin duda en esta escultura.
Muy bueno el pequeño homenaje.
Saludos :)

07:25  
Blogger memento said...

Es realmente impresionante la sensación de movimiento que transmite. Muchas gracias "pies", no conocía esta escultura.

07:28  
Blogger Paula said...

Yo tampoco conocía esta escultura, y me impacta e impresiona su movimiento, si la miras dos veces parece que ha dado un paso

gracias pies diminutos...

08:10  
Blogger dopel-dobel said...

A parte de la escultura futurista, de la época de Las Vanguardias, la velocidad también ha sido estudio en otros campos artísticos:

Definido con claridad desde el Manifiesto del Cine Futurista (1916) de Filipo T. Marinetti, Bruno Corra, Emilio Settimelli, Arnaldo Ginna, Giacomo Balla y Remo Chiti, reclaman el fin de todo arte que rechace la transformación social traída por la tecnología en el nuevo siglo. En el cine los futuristas vieron el potencial para una forma de expresión que reflejaba la velocidad y energía de su época.

A la gente todavía le es difícil asimilar el concepto de Videoarte, el gran desconocido, he aquí una muestra de que básicamente es lo mismo pero con otro medio, es una técnica más. el arte siempre tiene referencias pasadas. no hay nada nuevo, todo es evolución.

saludos!!

08:29  
Blogger pies diminutos said...

Señor Zarck, usted desea fervientemente que le votemos, de acuerdo, le concedo el deseo!!

Ahtorn, venga, espero tu comentario con las uñas (de los pies) afiladas, jajaja!!!

Luis, es cierto, la Victoria parece volar, es ágil y etérea, sin embargo, esta dorada figura parece que, en su intento de elevarse, no hace más que arrastrar sus enormes pies por la tierra... gracias!

Clarice, tus comentarios siempre me animan a superarme, gracias por leerme!

Rocío, gracias por el punto de vista del dibujo!

Memento, para servirle!

Paula, mira, mira como lucha contra el viento y camina lentamente hacia ti...

Muchas gracias, Dopel, por tu interesante aportación, el cine es el arte por excelencia del movimiento, a los futuristas les debería parecer muy útil, claro.

09:15  
Blogger Ahtorn said...

Este comentario ha sido eliminado por el autor.

15:03  
Blogger pies diminutos said...

Ya lo he dicho, señor Ahtorn, se parecen en su esencia, en su planteamiento, en la sensación que transmiten, en esos pliegues contra el viento... pero claro, parecerse en el plano más elemental y externo, muy poco. Un abrazo!

06:29  

Publicar un comentario

<< Home


Estadisticas web