29/10/06

Las damas de Alphonse Mucha (1860-1939)






17 Comments:

Blogger David said...

Aún recuerdo esa colección de cajitas que tenía mi abuela sobre el mueble del comedor. No sé qué habrá sido de ellas.

04:30  
Blogger pies diminutos said...

David, si las acabas encontrando, acuérdate de esta pobre enamorada del art nouveau y mándale una, aunque sea... :-)

05:11  
Blogger El detective amaestrado said...

Mi tía favorita, que vivía en la casa de al lado, tenía una lata de esas en una alacena, llena de golosinas. Al volver a ver esas fotos, he empezado a salivar como el perro de Pavlov...

05:15  
Blogger pazzos said...

Creo que entablé conversación con alguna de estas damas en el Pierrot, un pub que frecuenté en mi juventud y que servía una cocktaileria fantástica.

06:50  
Blogger pies diminutos said...

Qué curioso que a todos se os hayan despertado recuerdos del pasado al observar estas imágenes...

07:06  
Anonymous paco said...

A mi estes caixetes em recorda a una xiqueta xicoteta entre llibres de vell. Un bes, püs, el teu blog és més sorprenent cada dia.

14:24  
Blogger Balcius said...

Ah, qué hermosura.

No sé si me gusta del todo el uso que se hacía de la belleza femenina en el Art Decó y Nouveau, un poco cosificándolas, aunque bien pensado es mucho menos grave que la estilización falseada que se hace ahora en las nuevas líneas de artes gráficas, donde toda figura femenina parece un figurín de diseño (que cumple su función cuando diseñas y aplicas telas, pero no como representación de una persona) y encima se plantean como "independientes, trabajadoras, dinámicas"... liberadas - de sus kilos de más??

Las mujeres de Mucha, además de hermosas, son de verdad. Tienen anatomía real, emocionantemente curva y orgánica, tan integrada en los motivos florales que parecen una nueva Venus nacida del centro del jardín en lugar de del fondo del mar.

De alguna forma, las representaciones de mujeres en el Art Deco se refieren tanto a mujeres como el cordero de Dios a ganado bobino, es más simbolismo de una belleza a la que tal vez hemos renunciado. Por eso, posiblemente, nos inspira tiempos un poco pasados (Mucha es de hace un siglo, y los recuerdos que se evocan aquí son de hace treinta o cuarenta años).

Me ha encantado la selección. Saludos.

02:56  
Blogger Sir Alsen Bert said...

Muy originales, la verdad. No lo sé, pero seguro que marcó estilo el gachó.

07:27  
Blogger princesadehojalata said...

Hace poco visité la Casa Lis en Salamanca. Si te gusta tanto el art noveau supongo que la conocerás. Me gustaron especialmente las figuritas de bañistas en poses divertidas. Y me horrorizó la colección de muñecas, una sala de terror, con niños de porcelana con dos caras. Terrible.
Un beso piesdiminutos.

08:33  
Blogger Màs pedante que vos. said...

me recuerda a Klimt

09:36  
Blogger pies diminutos said...

Sí, Pedante, no en vano muchas enciclopedias y manuales incluyen a Klimt dentro de esta tendencia artística, lo que pasa es que Klimt la transcendió, la superó, logró hacerse un hueco muy personal en la historia del arte, por lo menos desde mi punto de vista.

10:56  
Anonymous Luis Rivera said...

Tuve una colección de estampas que regalé a mis hijos y que había comprado en Los Encantes de Barcelona, no en colección sino de una en una durante bastante tiempo. Eran estampas religiosas, y habían muchas de ellas Art Nouveau. En ellas tanto un Jesus sumamente afeminado en el dibujo, como una virgen adolescentes y ángeles seráficos flotantes en espacios se iorientales, fascinaban introduciendo al niño que las gusrdaba en su misal o en su librito de oraciones, con sugerencias ligeramente eróticas. Tenía este arte, que abunda en Barcelona en la calle, una evanescencia húmeda de paisajes de Vayreda, de lagos umbríos en los que se guarda la espada Excalibur, de damas de fantasía a las que se podía llegar a tocar con solo cerrar los ojos. Se mezclaban allí walkiryas, ondinas, princesas, el retorno del medioevo provenzal, del amor cortés y de un oriente nada zen.
Y con todo ello no se si debemos andar siempre críticos con el arte de otro tiempo mirándolo a la luz de hoy, como hace "balcius" Cada tiempo su arte, sus motivos, sus estímulos. Y pensemos de que manera el arte invadió la vida cotidiana con tan exquisito gusto.

11:16  
Blogger pies diminutos said...

¡Qué hermosa historia nos cuentas, Luis! La historia de un regalo fascinante, un regalo que a mí, lo confieso, me volvería loca... muchísimas gracias por describir esas imágenes con tanta gracia y precisión, me ha parecido verlas por un instante!
Me quedo con tu última idea, y es que no ha habido otro movimiento artístico que impregnara con tanta pasión todas las esferas de la vida cotidiana. Desde las joyas femeninas hasta las alfombras, desde las vidrieras de los ventanales de fachadas de fábula a las cenéfas de papel. Y toda una forma de concebir el mundo como algo que se ha de llenar, de adornar...

11:50  
Blogger Clarice Baricco said...

En casa tengo un libro de èl.

Mi comedor, le pegué hace años, dos carteles de este estilo de Mucha.

Se ve lindo.

Y cuando vienen a comer los amigos, pues se deleitan en el arte.

Besos

12:07  
Blogger dopel-dobel said...

no hay recargamiento más genial que el de Mucha..

gracias por tus palabras... yo pienso lo mismo de tu blog... lo disfruto... aunque no tengo mucho tiempo para mirarlo y leerlo todo lo que desearía.


besos!

12:17  
Blogger pies diminutos said...

Cuando tenga un comedor propio, pienso plagiarte la idea de los cuadros de Mucha, querida Clarice...

Gracias Dopel, tranquila, comprendo lo que es el tiempo y su velocidad de fuga :-)... pásate cuando puedas!

12:21  
Blogger desconvencida said...

Cuánta fantasía en estos dibujos... me encantan.

16:29  

Publicar un comentario

<< Home


Estadisticas web